El Boeing 787 es un avión de pasajeros fabricado y desarrollado por la compañía estadounidense Boeing Commercial Airplanes. La compañía aeroespacial es líder mundial, y en competenecia permanente con otro gigante, el consorcio europeo Airbus, con quien se disputa el título de mayor fabricante mundial de aviones comerciales y militares.

El B787 realizó su primer vuelo de pruebas el 15 de diciembre de 2009, entrando en servicio comercial el 26 de octubre de 2011. Con el “Dreamliner”, sobrenombre con el que es conocido este avión de doble pasillo, Boeing inició una nueva era en la aviación comercial con el diseño de la primera de una serie de aeronaves de próxima generación, donde podríamos situar a su competidor el Airbus A350, abriendo el camino hacia un futuro más eficiente, beneficioso y sostenible, tanto para las aerolíneas como para los pasajeros y para el Medio Ambiente. Por todo ello, el “Dreamliner” se ha convertido en uno de los aviones más populares entre las aerolíneas para rutas de largo radio.

Material y diseño

Este es el primer avión comercial que se fabrica en un 50% con materiales compuestos, más resistentes y ligeros que el aluminio, incluyendo la fibra de carbono de manera significativa. Estos materiales contribuyen a mejorar el rendimiento, ya que reducen el consumo de combustible -hasta un 20% menos que otros aviones de su segmento- a la vez que permiten un mayor alcance.
El avión equipa en todas sus versiones los potentes motores GEnx-1B / Trent 1000 de Rolls Royce, alcanzando una velocidad de Mach 0,9 (954 km/h a 10.700 m, 35 000 ft) y con una autonomía que, dependiendo de la versión, va desde los 8.000 Nm. km a los 9.400 nm (15.200 km aprox). Respecto al impacto acústico para las poblaciones cercanas, es un 60% inferior que los otros aviones de un tamaño similar.
El diseño del Boeing 787 no solo introdujo los materiales compuestos (composites) en el proceso de fabricación de la aeronave, también introdujo soluciones avanzadas, inéditas hasta el momento, destinadas a incrementar la comodidad y convertir el vuelo en una experiencia extraordinaria.

Comodidad

El Boeing 787 Dreamliner marcó en su día un punto de inflexión en el concepto de comodidad y ventajas a bordo para los pasajeros.
La cabina dispone de una iluminación LED diseñada para evitar la fatiga de los ojos en vuelos de larga duración, controlable en su intensidad con un solo botón. La intensidad y el color de la iluminación varían además de acuerdo con cada fase del vuelo.
Las ventanas son 30% más grandes que las de la mayoría de aviones actuales, y gracias a los colores, el diseño de la bóveda, y la iluminación del techo -que simula el cielo azul- se obtiene una mayor sensación de amplitud. Los compartimentos para guardar el equipaje también son más grandes, y además son móviles y descienden para poder colocar el equipaje cómodamente.
El avanzado sistema de presurización de cabina reduce el efecto del “mal de altura”, mareos y náuseas. Combinado con un 8% más de oxígeno en el aire de cabina, mayor humedad, y mejor filtración de aire, mejora el ambiente a bordo y reduce la sensación de cansancio.

Este modelo a día de hoy cuenta con 3 versiones 787-8, 787-9 y 787-10 y es utilizado por casi 70 aerolíneas en todo el mundo, entre ellas All Nippon Airways (ANA), AirCanada, United Arilines, Qatar Airways, American Airlines, y British Airways.

Si quieres saber más sobre la historia de la compañía Boing, no te pierdas este artículo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *