Así es la gestión del tráfico aéreo a nivel mundial

A pesar de que la pandemia derivada de la Covid19 ha producido un descenso drástico del número diario de vuelos a nivel mundial, en un día pueden darse miles de vuelos simultáneos. De hecho, en julio de 2019 se llegó a alcanzar la cifra de 230.000 en único día. La gestión del tráfico aéreo a nivel mundial precisa de unos determinados procedimientos que permitan estandarizar toda la operación de vuelo desde el despegue al vuelo de crucero, o el aterrizaje.

¿Cómo se ordena el tráfico aéreo?

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) determinó en el Convenio Internacional firmado en Chicago en 1944 que el espacio aéreo mundial estaría dividido en nueve Regiones de Información de Vuelo o FIR (Flight Information Region). Estas regiones no corresponden exactamente con las fronteras de los países, y se subdividen en regiones o FIR más pequeños. Así, por ejemplo, España forma parte de la FIR europea, que a su vez está conformada por otras FIR más pequeñas. En España concretamente existen tres regiones: Madrid, Barcelona y Canarias.

Dado que la navegación aérea se produce dentro de un ámbito tridimensional, donde los espacios se dividen no solo sobre el terreno sino también a lo alto, es preciso establecer divisiones también en altura.  Verticalmente, las Regiones de Información de Vuelo se dividen en:

  • FIR: Distancia que hay desde el suelo hasta los 24.500 pies o 7’5km aproximadamente
  • UIR (Upper Information Region): Distancia entre los 24.500 pies hasta los 46.000 pies, unos 14 km aproximadamente.

Entre los 33.000 y los 42.000 pies de altitud, es la franja donde los vuelos comerciales habitualmente se sitúan en vuelo de crucero, ya que ahí encuentran una menor resistencia del aire debido a que es menos denso, lo cual permite consumir menos combustible y viajar más rápido. Debido a que a esas altitudes es muy importante que la distancia relativa entre aeronaves sea muy precisa, las aeronaves viajan en lo que se conoce como “niveles de vuelo”.

Para ello todos los aviones, a partir de una determinada altitud, regulan sus altímetros en la presión llamada “standard” (1.013 milibares) -independientemente de la presión barométrica que marcara el altímetro en sus respectivos lugares de salida- para así evitar peligrosas discrepancias.

Así, nos encontramos que un avión que partió en medio de una borrasca con una presión atmosférica muy baja y que está volando a nivel 3-6-0 (36.000 pies) estará separado exactamente 3.000 pies de otro que vuela a nivel 3-3-0 (33.000 pies), pero que despegó en medio de un anticiclón con presiones del orden de los 1.040 milibares.

Para corregir lo que en las fases previas del aterrizaje o inmediatas tras el despegue sería un problema, tras cruzar en descenso o ascenso un determinado nivel llamado “nivel de transición” se efectúan las correspondientes correcciones en el altímetro, ya sea calando la presión standard (en ascenso) o la presión (QNH) indicada por la torre de control correspondiente al aeropuerto de destino.

Durante el vuelo, las aeronaves atraviesan distintas zonas de control en la que se subdividen los FIR y los UIR.

Desde la más inmediata al aeródromo; la zona de control de tránsito (ATZ) de unas 5 millas náuticas alrededor del campo de vuelos; el CTR, o Espacio Aéreo Controlado, que abraza unas 12 millas; hasta el TMA, o Área Terminal, que se extiende a veces por centenares de millas alrededor de los grandes Hubs aeroportuarios y donde confluye el tránsito de las aerovías que atraviesan los FIR. ¿Complicado, no? Entonces,

¿Quién gestiona el tráfico aéreo?

Las personas que gestionan, planifican, ordenan y dirigen el tráfico aéreo son los controladores aéreos, o ATC (Air Transit Controller, por sus siglas en inglés). Los ATC se organizan de esta forma:

  • Torreros: aquellos encargados de controlar la circulación de la aeronave en tierra durante el rodaje hasta la pista en servicio, y autorizan los despegues y aterrizajes.
  • Controladores de aproximación: Cuando el control de Torre transfiere el “tráfico” (avión) tras el despegue, el Control de Aproximación se encarga de guiar la “salida” hacia la ruta que el avión deberá seguir. También son los encargados de ordenar el tráfico que se dirige al aeropuerto para aterrizar, ordenándolo en altura y rumbo a fin de lograr una operación rápida y segura.
  • Controladores de ruta: gestionan la comunicación con los pilotos en altura durante el vuelo. Son los encargados de autorizar o denegar en función del tráfico o de las condiciones atmosféricas los cambios de “nivel de vuelo”, cambios de ruta y mantener la adecuada separación vertical y horizontal entre los distintos tráficos.

¡Cuánto trabajo! Afortunadamente cada espacio aéreo se divide en “sectores” más pequeños, que hacen más manejable el volumen de trabajo del ATC. En un sector de aproximación en un aeropuerto como el de Barcelona, el controlador puede llegar a gestionar hasta una docena de tráficos simultáneamente. Los controladores en los momentos de más tráfico se relevan cada dos horas, con media hora de descanso entre intervalos, a fin de evitar el stress.

Una de las labores de los controladores es mantener a los aviones con el suficiente espacio entre ellos para evitar posibles colisiones. Por ello, existen unos parámetros de distancia específicos para cada momento del vuelo.

En el aire

 Distancia mínima horizontal entre dos aviones que vuelan en la misma altura es de cinco millas náuticas (9 km aproximadamente). Por lo que respecta a la separación vertical, no puede ser inferior a 1.000 pies (300 metros aproximadamente).

En despegue

 Tiempo entre aeronaves dependerá del peso de la aeronave, y por tanto de la estela turbulenta que genera tras de sí.  En general, entre despegue y despegue se suele dejar un espacio de tiempo de unos dos minutos. No obstante, si no existe viento que disipe la estela o la aeronave precedente es mucho más pesada que la que despegará en segundo lugar, entre despegue y despegue pueden llegar a mediar hasta 10 minutos

En la siguiente imagen puedes observar un resumen sobre el orden que deben mantener los aviones en el aire.

gestión del tráfico aéreo

 

Curiosidades

¿Conoces cuál es el país con mayor tráfico aéreo? Aunque haya decrecido por la crisis de la Covid19, Estados Unidos se lleva el récord con mayor número de pasajeros aéreos en el mundo. Tienes más información aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.