Combustible

Sin duda habremos escuchado o seguido alguna vez la noticia de un sonado aterrizaje de emergencia. El último con repercusión mediática se dio en Madrid en febrero de 2020, a causa de un Boeing 767 de Air Canada que declaró emergencia al poco de despegar. El avión estuvo hasta seis horas orbitando el cielo madrileño antes de tomar tierra de nuevo en el aeropuerto de Barajas. El principal motivo de esa maniobra fue deshacerse de varias toneladas de combustible cuyo peso hubiera imposibilitado el aterrizaje.

En este artículo veremos cómo el combustible se convierte un elemento clave cuando un avión requiere realizar un aterrizaje de emergencia, más si justo acaba de despegar y por tanto sus depósitos de combustible están llenos de queroseno.

El peso del avión

Cuando se produce una emergencia, en la mayoría de los casos el avión debe descender y tomar tierra lo antes posible, pero es muy probable que si esta aeronave acaba de despegar el peso del combustible que almacena en sus tanques se convierta en un serio obstáculo para realizar la maniobra.

Esto se debe a que al igual que un avión tiene un peso máximo para el despegue, conocido como Maximum Take-Off Weight (MTOW), también tienen un peso máximo para el aterrizaje (Maximum Landing Weight, o MLW). Los factores que determinan cuál es ese peso máximo de aterrizaje o despegue son:

  • Para el despegue: Se determina en base a la potencia de los motores y la capacidad del avión de generar sustentación.
  • Para el aterrizaje: Se marca según el límite estructural, ya sea por el fuselaje, tren de aterrizaje o por los neumáticos.

Tras efectuar una travesía, sea de la distancia que sea,  al aterrizar el peso del avión es siempre menor que peso al despegue. Esa diferencia es más notable en los aviones de largo alcance. Esta variación se debe a que los aviones durante el vuelo van reduciendo progresivamente su peso por el consumo de combustible. Pero, ¿qué ocurre si un avión necesita aterrizar de emergencia y acaba de despegar llevando sus tanques llenos de combustible, como sucedió con el aparato de Air Canada en Madrid? Para solucionar este tipo de problemas y aligerar el peso de la aeronave se desarrollaron los sistemas de descarga de combustible.

Sistemas de descarga de combustible

Algunas aeronaves van equipadas con un sistema de válvulas que les permiten descargar combustible al exterior. El combustible al contacto con el aire se atomiza y permite un vaciado rápido muy eficaz, pero ahora veremos que no siempre se puede utilizar este procedimiento o se realiza de la forma adecuada.

Por poner un ejemplo, en enero del año pasado un vuelo de Delta Airlines sufrió una emergencia al poco de despegar desde Los Ángeles (California) que requirió un aterrizaje de emergencia, y en consecuencia soltar combustible. Pero la descarga de este se realizó sobre la ciudad, causando problemas de salud a varios niños y adultos de un colegio cercano al aeropuerto.

No todos los aviones incorporan un sistema de descarga rápida de combustible, ni todo momento es apropiado para hacer uso de él.

Estos sistemas suelen ir equipados en aviones de largo alcance, como el Boeing 747 o el A380, ya que tienen una capacidad de carga de combustible muy elevada. En aviones de corto o medio alcance estos sistemas no se suelen equipar, a no ser en raros casos como el del Boeing B767, que fue diseñado sin este sistema, pero que se le incorporó más tarde.

Recordemos que hoy en día lo que se exige a los aviones al aterrizar no se basa en el peso máximo, más bien en que tenga ciertas capacidades de ascenso en caso de emergencia. Es decir, si un avión (aunque vaya muy cargado de combustible) es capaz de ascender a una altitud segura, en caso de fallo de motor o abortar un intento de aterrizaje 15 minutos tras el despegue, no están obligados a tener instalado el sistema de descarga de combustible.

La decisión de soltar combustible o no depende de los pilotos. Son ellos los que evalúan la gravedad de la emergencia y determinan si se dan las condiciones adecuadas para hacer un aterrizaje de emergencia, en base a los procedimientos descritos para cada caso en el manual del avión.

Algunos aviones, como el Airbus A320, no obstante, están certificados para poder aterrizar con el MTOW ya que su diseño garantiza que no se produzcan daños estructurales. 

¿Cómo funciona el sistema de descarga de combustible?

En general, el dispositivo consiste en un sistema de válvulas situadas generalmente en los extremos de las alas del avión, a fin de que la descarga se produzca lo más alejada posible del fuselaje y de los motores. Al ser accionado, el sistema permite el flujo de queroseno hacia el exterior. La expulsión del combustible se hace por gravedad y por la diferencia de presión existente entre el depósito que contiene el combustible y el exterior.

Un avión grande puede evacuar casi todo su combustible en 30 o 40 minutos si va con los tanques llenos. Estos sistemas no permiten expulsar todo el combustible, en un supuesto que las válvulas fallasen y permaneciesen abiertas más tiempo del debido, manteniendo la cantidad suficiente como para que la seguridad del vuelo no se vea comprometida.

Para accionar el sistema se precisa de una determinada altitud mínima, a fin de asegurar la completa evaporación del combustible. Ésta está situada entre los 5.000 y los 6.000 pies. De lo contario, el combustible no se evaporaría y ocurriría lo que acabó pasando en el Boeing 777 de Delta Airlines.

Así pues, en el caso del Boeing 767 de Air Canada que se pasó seis horas sobrevolando el cielo de Madrid, es muy probable que el avión no estuviera equipado con este sistema de descarga de combustible, y por ese motivo los pilotos hicieron uso del procedimiento previsto en el manual de la aeronave para aligerar el peso antes de efectuar la toma de tierra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.