Historia de Boeing

La historia de Boeing tiene su inicio el 15 de julio de 1916, en Seattle (EEUU) se constituye una compañía llamada Pacific Aero Products Co. Por aquél entonces la compañía no era más que una pequeña fábrica de hidroaviones y piezas aeronáuticas situada junto al río Duwamish.

En 1917 su fundador William E. Boeing cambió el nombre de la empresa por Boeing Airplane Company y construyó dos hidroaviones Model C para el ejército norteamericano, viendo que este seguramente necesitaría nuevos aviones a causa del inicio de la Primera Guerra Mundial ese mismo año.

Crecimiento de la empresa

Una vez finalizada la guerra, Boeing se dedicó a hacer los vuelos del correo aéreo desde Seattle a Victoria, mientras desarrollaba nuevos aviones cada vez más avanzados entre los que destacaron el Boeing B-1 que hizo su primer vuelo en 1919 y el Boeing 8, que voló por primera vez en 1920.

Además de esto, la empresa desarrolló varios modelos de cazas como el PW-9 o el P-12/F4B que pusieron a Boeing como la compañía líder en cazas durante la siguiente década.

Con el paso de los años, Boeing alcanzó una relevancia enorme en el sector aeronáutico y pronto se aventuró en la producción de misiles y satélites espaciales, algo que sigue haciendo a día de hoy.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, Boeing construyó grandes cantidades de bombarderos B-17 Flying Fortress y B-29 Superfortress, llegando a ocupar el puesto 12 en la lista de empresas estadounidenses en el valor de los contratos en tiempos de guerra. Como dato curioso, cabe destacar que las corporaciones del sector aeronáutico cooperaron durante la guerra. Boeing recibió la colaboración de Lockheed Aircraft, Douglas Aircraft, Bell Aircraft y Glenn L. Martin Company para el ensamblaje de sus bombarderos.

Aviación comercial

Ya en la década de los 50, Boeing centró sus esfuerzos en el desarrollo de aviones comerciales y de pasajeros, fue entonces cuando apareció el mítico Boeing 707, el primer avión a reacción (jet) de pasajeros de los Estados Unidos, convirtiéndose en líderes de la fabricación de aviones jet.

En los 60 Boeing participó en la fabricación del cohete Saturn V usado en los programas Apollo y Skylab de la NASA.

Cuando parecía que todo iba viento en popa para la empresa, Boeing sufrió su peor crisis. En 1970 el ejército redujo considerablemente el gasto militar en aviones, el programa espacial Apolo se vio ralentizado, los Estados Unidos sufrieron la recesión del 1969-70 y Boeing tenía una deuda de 2000 millones de dólares que adquirió para desarrollar el modelo comercial 747.

Todo eso no fue suficiente para derribar al gigante que era Boeing en aquel entonces, y tras el primer vuelo del 747 Boeing revolucionó la industria aeronáutica para siempre.

A partir de ahí, con la economía un poco más saneada, la compañía siguió desarrollando nuevos modelos de aeronaves comerciales, como el famoso 737 y el 777 en 1994.

En 1996 y 1997 Boeing juntó en una sola empresa a cuatro de las compañías aeronáuticas más relevantes de la historia, adquiriendo Rockewell International, Douglas y McDonell. En el año 2000 decidió expandir su campo de acción adquiriendo la mayor productora mundial de satélites de comunicaciones, Hughes Space & Communications, que pasaría a ser Boeing Satellite Systems.

Boeing en la actualidad

En 2019 el modelo Boeing 737-8 MAX fue temporalmente prohibido debido a una serie de accidentes catastróficos en vuelos comerciales. Lógicamente esto hizo devaluar muchísimo las acciones de Boeing en el mercado de valores y su estatus se vio seriamente cuestionado.

Actualmente Boeing está desarrollando el 777-8X y el 777.9X, los jets comerciales bimotor más grandes y eficientes del mundo. Con este modelo Boeing pretende restaurar el daño que le ha hecho su modelo 737 con sus múltiples accidentes y que sus aviones sean percibidos otra vez como extremadamente seguros.

 

Sueñas con ser piloto? Fórmate como piloto con EAS Barcelona, te esperamos.

1 comentario
  1. Verónica Dice:

    Hola, soy una usuaria que tiene aerofobia y esto ha impedido que realice muchas más viajes y que sea un estrés cada vez que tengo que hacerlo, sin embargo soy una excelente conductora de autos y trato de pensar en temas como la turbulencia como cuando paso por un camino sinuoso en mi carro.

    A raíz de esta semejanza con el camino sinuoso, me di cuenta que me siento totalmente relajada porque estoy en control del carro y porque puede ver a través del parabrisas lo que tengo en frente por lo que tengo certeza sobre lo que hay en la vista de enfrente y pensé en esta posibilidad para el diseño de nuevo aviones, creo firmemente que además de reducir de forma segura la sensación de turbulencia, la clave para que más personas se animen a volar es abrir la vista de en frente (como en un bus) para que todos los que viajan se sientan más seguros que por ejemplo no chocarán contra nada.

    Espero que mi comentario sea de ayuda para mejorar el diseño de los aviones y para animar cada vez a más personas a volar.

    Igualmente me gustaría conocer si tienes algunos otros planes para reducir la aerofobia y mejorar la experiencia del viajero con respecto de la sensación de seguridad y la seguridad propiamente.

    Mil gracias y saludos,

    Verónica

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.