¿Cómo se generan y afectan las estelas que dejan los aviones?

¿Qué son las estelas de los aviones?

Las estelas blancas que en ocasiones dejan los aviones a su paso se producen como consecuencia de la alta temperatura de los chorros de gases que salen de los motores (a menudo a temperaturas superiores a los 500º C) en contraste con las bajas temperaturas –del orden de los menos 56ºC- que reinan en las alturas a las que normalmente se desarrollan los vuelos comerciales, lo cual provoca la condensación y posterior congelación del vapor de agua que contienen.

Estas estelas de condensación -popularmente conocidas como “contrails”, palabra derivada del inglés “condensation trails” (sendas de condensación)- pueden llegar a convertirse en nubes, dependiendo de las condiciones de humedad, temperatura y viento reinantes en cada momento.

Por regla general las estelas de condensación se generan a muy altas cotas, hasta 15 kilómetros del suelo, con lo que las nubes resultantes en los casos en que el contrail no se disipa a causa de la poca ventilación son las conocidas como cirros y cirrostratos. Son nubes formadas por pequeños cristales de hielo que no producen precipitaciones, pero que amortiguan la intensidad de la radiación solar.

Un ejemplo muy simple explica el fenómeno físico de la condensación. Solo hay que fijarse en la “estela” que podemos dejar nosotros mismos en una fría mañana de invierno. Cuando exhalamos el aire caliente de nuestros pulmones, se forma una pequeña nube. Esa condensación del aire húmedo y cálido proveniente de nuestros pulmones, al contacto con el frio exterior forma nuestra propia estela.

Estelas de condensación y calentamiento global

La expulsión de los gases de combustión que provienen de los motores de los aviones contienen, además de vapor de agua, diversos gases responsables en mayor o menor medida del efecto invernadero en el planeta. Investigaciones recientes han sugerido que las partículas de hielo contenidas en las estelas causan efecto invernadero. Por ello se está trabajando en la consecución de nuevos combustibles renovables , y la implementación de motores híbridos e impulsados mediante pilas de hidrógeno, con mayor eficacia y eficiencia energética y con menor incidencia en la formación de estelas de condensación.

Las estelas de condensación ayudan a predecir el tiempo

La naturaleza y la persistencia de las estelas de los aviones permiten determinar con bastante exactitud las condiciones atmosféricas en altura, y predecir posibles cambios de tiempo. Por ejemplo, una estela en forma de línea delgada y de corta extensión indica aire con poca humedad a gran altitud -una señal de buen tiempo- mientras que una más densa y duradera es indicadora de aire húmedo a gran altitud y puede anticipar una situación de tormentas. Las estelas sinuosas y ondulantes indican fuertes vientos racheados en altura.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) explica en su blog que “aparte del interés estratégico para los vuelos militares, las estelas de condensación persistentes sí tienen hoy en día relevancia en el campo de la predicción, particularmente en la predicción del clima a largo plazo”

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *